Cuando no tenemos agua nos damos cuenta del valor que tiene, por eso una de nuestras prioridades es el ahorro de tan preciado bien.